Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Es una de las primeras preguntas que se realiza todo emprendedor: ¿Cuánto tengo que facturar para ser mileurista?

 

Lamentamos decirte que la respuesta no es tan sencilla como la pregunta: Depende. Lo primero que tienes que saber es que no es lo mismo sacar mil euros “limpios” a final de cada mes, que ganar 12.000 euros anuales. Esto varía, principalmente, en función del IRPF que tengas que pagar según tus circunstancias personales (deducción por hipoteca, por alquiler, hijos, ascendientes a cargo, minusvalía… y un largo etcétera). También hay otros factores que van a afectar mucho a tu margen de beneficio y a tu tesorería, como el régimen de IVA al que estés sujeto (general, bienes usados, recargo de equivalencia...), o el tipo de actividad que desarrolles (empresarial, profesional o artística). Esto significa que no es posible hacer una estimación genérica que sirva para cualquier tipo de autónomo.

 

En este post vamos a contarte cuánto tienes que facturar para sacar 1.000 euros limpios a final de mes si te dedicas a una actividad encuadrada dentro de lo que Hacienda llama actividades profesionales: arquitecto, ingeniero, técnico de sonido, guía turístico, comercial, informático… Teniendo en cuenta que tus clientes son tanto empresas como particulares, sin trabajadores asalariados, acogiéndote a la Seguridad Social en lugar de pagar la mutua profesional y eligiendo la base mínima de cotización, sin acogerte a las contingencias profesionales ni desempleo. Para entendernos, el “pack básico” de un autónomo que acaba de empezar.

 

El primer gasto fijo que vas a tener va a ser el pago del recibo de la Seguridad Social. Suponemos que si estás interesado en este artículo es porque todavía no te has dado de alta, por lo que es muy posible que tengas derecho a la bonificación de tarifa plana. Esto significa que pagarás, aproximadamente, 51 euros mensuales a la Seguridad Social durante los primeros 6 meses de actividad.  Esta cuota se irá incrementando periódicamente hasta finalizar el periodo de bonificación, por lo que una vez pasados 24 meses de actividad pagarás la cuota completa, que actualmente ronda los 275 euros.

 

Tendrás que ingresar el IVA que repercutes a tus clientes, cuyo tipo impositivo variará en función de tu actividad. Vamos a suponer que tu actividad está incluida en el Régimen General del IVA y que el tipo que aplicas es el 21%.

 

También hay que ingresar periódicamente una cantidad a cuenta de nuestro propio IRPF. Si nuestra facturación se realiza principalmente a empresas, el ingreso de nuestro IRPF lo harán nuestros clientes al practicar retención en las facturas. Si la mayoría de nuestros clientes son particulares, seremos nosotros quienes tengamos que adelantar trimestralmente aproximadamente un 20% del beneficio.

 

Esto significa que, para sacar 1000 euros a final de mes, nuestra facturación total, con los impuestos incluidos, tiene que ser de 1.574,11 euros:

 

1.000,00 euros

+ 50,92 (Seguridad Social)

+ 273,19 (IVA repercutido en la facturación)

+ 250,00 (pago a cuenta del IRPF)

TOTAL: 1.574,11

 

Si pagamos la cuota de autónomos sin ninguna bonificación, el cálculo anterior nos deja un resultado de 1.798,19 euros.

 

Cabe resaltar que, si estos son nuestros ingresos anuales, a la hora de hacer la declaración de renta lo más normal es que nos acaben devolviendo una buena parte del IRPF que hemos adelantado durante el año, por lo que al año siguiente recibiríamos una pequeña “paga extra” al presentar la declaración.

 

A esta cantidad tendremos que añadirle el pago del alquiler, las licencias de programas informáticos, la factura de móvil y todos los otros gastos que necesitemos para desarrollar nuestra actividad.

 

¿Esperabas una cantidad como ésta? ¿Tienes alguna duda? Puedes dejar tus comentarios en la publicación de nuestra página de Facebook.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hace unos días han sido publicadas las bases para las nuevas ayudas incluidas en el Programa de Fomento del Trabajo Autónomo en la Comunidad Valenciana. ¿Quieres saber si puedes ser beneficiario de ellas? Aquí tienes un pequeño resumen del texto:

 

¿Para qué son las ayudas?

Estas ayudas están destinadas a financiar los costes fijos de inclusión en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos de la Seguridad Social dentro del Programa de Fomento del Trabajo Autónomo en la Comunitat Valenciana, para el ejercicio 2017.

 

¿En qué consiste la ayuda?

La cuantía de la subvención será, como máximo, la suma de las cuotas mensuales que la persona beneficiaria debería abonar al RETA durante el año natural en que se conceda aquélla, en el importe correspondiente a la base mínima de cotización como autónoma en atención a su edad, limitada al período en el que se cumpla el requisito de antigüedad establecido en el artículo 19.2 de las bases reguladoras.

 En dicha cuantía no se incluirá la cantidad correspondiente a la protección por incapacidad temporal, la cotización al sistema específico de protección por cese de actividad, la cotización por contingencias por accidente de trabajo y enfermedad profesional correspondiente al tramo de edad en que se encuentre la persona solicitante, y en ningún caso podrá ser igual o superior a 3.000,00 euros anuales.

 La subvención se destinará a la financiación de los gastos fijos de inclusión en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos de la Seguridad Social.

 La cuantía de la subvención será abonable en una cuenta corriente abierta de forma específica destinada a la gestión de esta subvención que deberá reunir las características establecidas en el artículo 22 de las bases reguladoras.

 

¿Quién puede ser beneficiario?

En la larga lista de requisitos para acceder a esta ayuda, se encuentran los siguientes:

a)      Estar dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos de la Seguridad Social. 

b)      Cumplir dentro del año natural de la convocatoria un período de cotización mínimo de tres años y máximo de cinco años ininterrumpidos. 

c)      Desarrollar su actividad económica en la Comunitat Valenciana. 

d)      No tener personas trabajadoras a su cargo contratadas por cuenta ajena. 

e)      Tener cumplidos 19 años de edad. 

f)       No ejercer alguna actividad de las comprendidas en la Sección Segunda del Anexo I del Real decreto legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, por el que se aprueban las tarifas y la instrucción del Impuesto sobre Actividades Económicas (Actividades profesionales). 

g)      Las personas trabajadoras autónomas cuyos rendimientos netos de actividades económicas obtenidos durante el ejercicio anterior al de la convocatoria, del que se disponga declaración del IRPF o Certificado Negativo de Hacienda que acredite la no obligación de presentación de declaración del IRPF, sean superiores a tres veces el importe de la base mínima de cotización de las personas trabajadoras autónomas que le corresponda por edad en cómputo anual.

 

¿Cumples todos los requisitos? Puedes encontrar más información en las bases de la convocatoria:

http://www.dogv.gva.es/datos/2017/09/26/pdf/2017_8331.pdf?_mrMailingList=2710&_mrSubscriber=2017

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

La opción más económica para comenzar un negocio es regentando la actividad como autónomo o empresario individual, pero no sabes si puedes hacer girar tu negocio bajo una marca comercial que no sea tu nombre y apellidos. Estas son las dudas más frecuentes sobre la marca comercial que nos planteamos a la hora de iniciar nuestro propio negocio:

 

¿Es posible tener un negocio con un nombre distinto al mío?

La respuesta es SÍ. La marca comercial es independiente del nombre de la persona (física o jurídica) que sea titular de la actividad.

 

¿Es necesario registrar mi marca?

NO. No obstante, aunque no es obligatorio, sí es aconsejable.

 

¿Qué tengo que tener en cuenta antes de decidir cuál va a ser mi marca?

Es recomendable seguir unas pautas antes de comenzar con los rótulos y la web de nuestra empresa, porque cabe la posibilidad de que tengamos que empezar todo de nuevo por no haber sido precavidos antes de ponernos en marcha:

-          Comprobar que la marca no está registrada (nombre y/o logotipo).

-          Comprobar que no existe otro negocio con una actividad similar con el mismo nombre (para esto nos ayudará una sencilla búsqueda en Google).

-          Comprobar que el dominio que lleva nuestro nombre está disponible.

 

¿Cómo emito mis facturas? 

Puedes incluir el logotipo y tu marca comercial, pero en los datos de facturación siempre tendrán que aparecer el nombre, NIF y dirección de la persona que emite la factura. 

 

¿Tienes más dudas? Puedes comentarlas en nuestra publicación de Facebook.

©2020 Conten Asesores. All Rights Reserved. Designed By Conten Asesores.

Search